viernes, 26 de septiembre de 2014

POEMA "MI NACIÓN"






video






POEMA 11 11

video




¡Padre!
Cómo pesa el odio de tus años,
Cómo me quema tu sangre,
Bajo mis arterias.


¡Padre!
Ahora limpio tus lágrimas en silencio,
Mientras mamá cocina conejos que…
                  Antes saltaban sobre ésta misma mesa.


¡Padre!
Cómo perforar tu pecho sin lastimarte
Cómo borrar tu sonrisa con una palabra,
Cómo volar contigo ¡Padre!
Si mi cuerpo desaparece con cada brillo de sol.






martes, 23 de septiembre de 2014

LA TRASCENDENCIA DEL VERSO




Y el verso se hizo carne y habitó entre nosotros: La poesía ha sido liberada.

Es la trascendencia del verso
Es la apertura del nexo entre el yo y el nosotros.
La poesía abandonó su carácter servil-juglar-bufonesco,
Para abrirse al mundo real-concreto-inmediato.
Ella se abre a la noche y extiende sus alas
Rompe las cadenas de la razón
Y el palpitar de nuestros cuerpos se traduce en metáforas.
Poesía:
Labios que acarician amorosamente vuestras callosidades,
El eterno ir y venir de nuestros corazones.

Ella trasciende la vida y la muerte al mismo tiempo
Se desnuda a sí misma
Y duerme en la luna, con la luna y bajo la luna.
Ella habita entre nosotros: Desgarra sus carnes y alimenta vuestros corazones.

A JULIAN










Los días para Julian son como las monedas que ruedan a los pies de un mendigo.
Como la luz  fragmentada  en un ahuecado techo de cartón
Y terminan siempre como el vientre de una mosca:
Aplastado y rociado sobre la mesa.
El pequeño Julian pensaba:
Si dios es el límite, mi madre debió parir espinas y no sacrificar su virginidad con un vagabundo sin nombre.
Querido Julian,
Ahora tus ojos se confunden con el azul del mar,
A
B
A
J
O
Ésta ruidosa ciudad desaparece por completo.
La niebla que cubría parte de tu cuerpo ahora te liberaba entre vuelos de gaviotas y una melodía de Bach.


El día parecía apagarse entre las briznas azulejas
Y una tenue luz en torno al muelle descubría un pequeño abrigo ensangrentado.





A JULIAN


Los días para Julian son como las monedas que ruedan a los pies de un mendigo.
Como la luz  fragmentada  en un ahuecado techo de cartón
Y terminan siempre como el vientre de una mosca:
Aplastado y rociado sobre la mesa.


El pequeño Julian pensaba:
Si Dios es el límite, mi madre debió parir espinas y no sacrificar su virginidad con un vagabundo sin nombre.


Querido Julian,
Ahora tus ojos se confunden con el azul del mar,
A

B

A

J

O

Ésta ruidosa ciudad desaparece por completo.
La niebla que cubría parte de tu cuerpo ahora te liberaba entre vuelos de gaviotas y una melodía de Bach.


El día parecía apagarse entre las briznas azulejas
Y una tenue luz en torno al muelle descubría un pequeño abrigo ensangrentado.
 
 
 
 
 
 

martes, 18 de febrero de 2014

MICRO-CUENTOS DE CARTÓN


DISTANCIAS
“Al final de su travesía, el viajero comprendió que su corazón siempre estuvo en el mismo lugar”.


MARIPOSAS
Dos mariposas juegan a volar hasta el sol, mientras que abajo una tercera permanece cubierta de luna.


BANQUETE
Hay un trozo de pan sobre la mesa. Sor Marie renuncia a su hábito, libera sus cabellos, bebe vino. El tranvía se detiene; un hombre de negro entra en la casa.

lunes, 20 de enero de 2014

SILENCIO

Anselmo:
Es tu llanto    un pájaro herido
Manos prisioneras:
Tu silencio es ruido.
Anselmo ya no juega
Ahora vive:    traga    defeca  el mundo
Cada noche, todas las noches
Es un pájaro herido por el sol,
La rama de un árbol incendiado,
Anselmo          tu madre ya no llama a la puerta
Jamás te perdonará haber nacido.
Anselmo  aguarda bajo el mismo árbol cada noche,
Sueña
Y emerge de mis manos cual mariposa nocturna,
Extiende sus alas y asesina a su madre          en silencio.